Documental de la vida de Albeiro Usuriaga, futbolista asesinado – Fútbol Colombiano – Deportes



Cuenta la leyenda que una tarde, tras salir figura en uno de los partidos de inicio en su carrera, se llevó como premio un canje de ropa que otorgaba una afamada marca de nuestro país. Y quién dijo miedo, raudo, al ritmo que le daban sus inmensas zancadas se desplazó a la sede de uno de estos almacenes, donde lo deslumbró un traje blanco que lo vestiría de pies a cabeza, con el cual llegó a su adorado barrio 12 de Octubre de su natal Cali y ahí nació el remoquete con el que hizo carrera: ‘Palomo’, su marca registrada. Además, en sus inicios en el Cúcuta Deportivo también se paseaba por el Malecón de la ciudad fronteriza con sombrero, pantalón, camisa y zapatos blancos, cual ‘Palomo’. Entonces sí era un ave.

Cuando prendía motores a toda potencia y desplegaba sus largos brazos como alas por las pistas imaginarias de las canchas, alzaba vuelo rumbo a los arcos contrarios, donde siempre creaba zozobra en los defensores contrarios. Entonces sí era un avión.

Su exuberante físico, de 1.92 metros de altura; su exótica figura, con llamativos cortes de pelo y cadenas, pulseras y anillos que centelleaban a la distancia; su carisma; su quiebre de cintura, que gracias a que irónicamente era tan aparatoso que nadie podía descifrar y dejaba plantados a sus rivales, y su pique endemoniado lo encumbraron a la categoría de ídolo en varios de los equipos donde formó. Entonces para muchos, sobre todo para los más chicos, fue su superhéroe.

Le puede interesar: (Gaviria volvió a ganar en Europa luego de un año, tres meses y 16 días).

El ‘Palomo’. ‘Genio y figura. Polémico. Vilipendiado y amado. Jugador de condiciones excepcionales, que no fue más porque no quiso pero que así y todo le alcanzó para dejar huella, no solo en el fútbol colombiano sino allende las fronteras.

Y fue en uno de esos vuelos, con migración al sur del continente, donde vivió sin duda una de las mejores etapas de su vida, tanto en lo personal como en lo deportivo cuando fue acogido en el seno del Club Independiente de Argentina, al punto que llegó al olimpo de los dioses del llamado ‘Rey de Copas de América’.

Precisamente estos días de gloria en el fútbol argentino son los elegidos como eje central del documental ‘Palomo’, que desde este jueves 30 de julio, a partir de las 9:00 p.m. (COL), estará en la señal de entretenimiento OnDIRECTV, contenido que también estará disponible en la plataforma de streaming DIRECTV GO. Dirigido magistralmente por el reconocido realizador colombiano Carlos Moreno, se podrá ver un exquisito y emotivo documental lleno de anécdotas inéditas, historias no contadas y jornadas pletóricas de fútbol del atacante caleño.

Por el mismo rollo pasarán igualmente personajes de barrio y glorias de la élite del fútbol, que hacen un sentido recorrido por esta estación de la carrera de Usuriaga, que abarca inicialmente sus logros con América, se centra en la época en que celebraba los goles levantando sus brazos, casi que rozando el cielo con sus largos dedos como patrón de la ‘Doble Visera’, como era conocido en ese entonces el estadio de los ‘Diablos Rojos’, donde se coreaba al unísono su nombre en las tribunas.

Cuando se paseaba orondo por las calles de Avellaneda, ciudad donde todos los días era tema de tertulia de sus habitantes, cerrando con su etapa en Córdoba, donde defendió los colores del General Paz, club del Torneo Argentino A al que ayudó a ascender a la Primera B Nacional.

Un recorrido no tan largo en el tiempo pero plagado de pasión y euforia que le valió para convertirse en leyenda.

Cómo olvidar por ejemplo la tarde del 7 de agosto de 1994, cuando en ‘La Doble Visera’ llevó a Independiente a una goleada 4-0 sobre Banfield, que iba acercando al ‘Rey de Copas’ a la punta del campeonato. En una jornada redonda, Usuriaga marcó uno de los tantos, puso dos pases-gol e inició la jugada del otro tanto, robándose las portadas de los medios argentinos.

Pero no contento con esto, 15 días después, en cancha de Gimnasia y Esgrima, El Negro, como cariñosamente le decían, se volvía a echar el equipo al hombro, colaboró en los dos primeros goles, le puso el pase para el tercero a Rambert y cerró con broche de oro al anotar el cuarto y el quinto. Fue su rúbrica para convertirse en figura del fútbol argentino y desde entonces invitado de honor en las tapas de los medios impresos y de los programas de radio y televisión.

Por eso la intención de este documental es destacar lo que fue el ‘Palomo’ como jugador y estrella de este deporte, dejando atrás su polémica y agitada vida personal que tuvo un final trágico, condimentada con testimonios de ex compañeros, familiares, hinchas y especialistas y que tiene un cierre de lujo con un homenaje que se le brindó al jugador en 2019 en la cancha de Independiente y que fue recibido en carne propia por parte de su hermana Yolanda, que comprobó el cariño de los hinchas rojos y la inmortalidad de Albeiro en sus corazones.

Este es el tráiler del documental:

Palo UsurriagaPalomo Usurriaga.

Con información de oficina de prensa*